jueves, diciembre 14, 2006

Con ustedes... William Burroughs



"Gamberros rockeros adolescentes toman por asalto las calles de todas las naciones. Irrumpen en el Louvre y arrojan ácido al rostro de la Gioconda. Abren puertas de zoos, manicomios, cárceles, revientan las conducciones de agua con martillos neumáticos, rompen a hachazos el suelo en los lavabos de los aviones comerciales, apagan faros a tiros, liman los cables de ascensor hasta dejar un solo hilo, conectan las alcantarillas a los depósitos de agua, arrojan tiburones y rayas, anguilas eléctricas y candirús a las piscinas (el candirú es un pez pequeño en forma de anguila o gusano de medio centímetro de grosor y de unos cinco de largo que circula por ciertos ríos de mala reputación de la cuenca del Amazonas, y que se cuela por la picha o por el culo, o por el coño de las mujeres faute de mieux, y se queda allí enganchado gracias a sus espinas afiladas sin que se sepa bien con qué objeto porque no ha habido ningún voluntario que observe in situ el ciclo vital del candirú), meten el Queen Mary a toda máquina en el puerto de Nueva York vestidos de marineros, hacen carreras con aviones y autobuses de pasajeros, irrumpen vestidos de bata blanca en hospitales y clínicas llevando serruchos y hachas y bisturíes de un metro de largo; sacan a los paralíticos de sus pulmones de acero (imitan sus ahogos revolcándose por el suelo con los ojos desorbitados), ponen inyecciones con bombas de bicicleta, desconectan riñones artificiales, cortan a una mujer por la mitad con una sierra quirúrgica de dos manos, meten piaras de cerdos gritones en la Bolsa, cagan en el suelo de las Naciones Unidas y se limpian el culo con tratados, pactos, alianzas.

En avión y en coche, a caballo, camello o elefante, en tractores, en bicicletas o apisonadoras, a pie, en esquíes y trineos, muletas y saltadores, los turistas asaltan las fronteras, reclamando asilo con imperiosa urgencia «ante una situación indescriptible en que se encuentra Libertonia»; la Cámara de Comercio se esfuerza en vano por contener el desastre:

- Por favor, no pierdan la serenidad. Sólo son unos cuantos locos que se han escapado del manicomio."

William Burroughs, El Almuerzo desnudo, 1959.




No se por qué razón aquello me pareció como el relato de un agradable sueño, una imagen que para nada me opongo a recrearla en mi cabeza... llego incluso a tentar la mirada hacia mi ventana por si a alguno de los miles de millones de santos de yeso que se atoran en deprimentes estanterías se le ocurría el milagro de regalarme aquel espectáculo...

Deben ser los cambios... los días...
Debe ser Nirvana...debe ser eso...

Stay Away, Stay Away...God is Gay......




... Sweet Insanity ...




3 comentarios:

  1. waaaaa...........
    q onda nico???
    porq te gustaria ver eso

    en ninguno de los caso ami me gustaria :S

    ResponderEliminar
  2. mmm...nada que decir... me suena a pelicula ... pero medio la naranja mecanica mil veces mas sadica :P

    ResponderEliminar
  3. ahh bueno, está bueno, me pareció algo familiar, pero bueno...
    jajajaj ya sé porque subiste eso, por lo que te dije (zaaaa!) jajaja ahh si te parecí al loquito, la dura :P
    "Deben ser los cambios...los días..."??? qué pasa ahí? ah?!
    mmmm... yaa oh ¬¬
    oe! Gracias por las clases :)
    aunque no resulten mucho conmigo, le pongo empeño oh!
    si no resultan es porque explicas bien, te falta práctica cabrito :P (si oh!)
    ya ahí no mah :)
    se me le cuida pueh...
    nos vemos por ahí, pa' cuando llegue papá Noel :B
    asi que espero que se haya portado bien en el año, porque sino te tiraste no mah, es un viejo taimao, ja :P
    Chaito... :)

    ResponderEliminar